Herbert Kannegiesser GmbH

Historia

La fundación de la empresa

Nuestra compañía fue fundada en el año 1948 por el ingeniero Herbert Kannegiesser, que se había dedicado hasta finales de la segunda guerra mundial a la industria aeronáutica. Con cuatro empleados y un almacén antiguo de madera comenzó a fabricar máquinas para el planchado del sector textil, que en aquellos momentos, tuvo mucho auge en la zona este de Westfalia. Progresivamente y gracias a las prensas de planchado se hizo con una reputación a nivel internacional.

Independientemente cual fuera el lugar, desde Hong Kong hasta Brasil, desde Rusia hasta Sudáfrica, donde se planchaban camisas que eran procesadas generalmente con maquinaria Kannegiesser, la firma se convirtió en una posición casi omnipresente en estos mercados. Irma Kannegiesser, la esposa del fundador, fijó las bases para una red comercial a nivel internacional.

Desde 1950 se empezaron a introducir prensas desarrolladas especialmente para el planchado de camisas, que poco a poco se fueron introduciendo en las lavanderías. En el mercado, habían otras marcas en su entorno competitivo, como Kleindienst, Brown, Ajax o Prosperity.Las relaciones comerciales hacia la industria de la confección por un lado y la lavandería industrial por el otro, fueron determinantes para el desarrollo de la empresa.

Los comienzos de la empresa se desarrollaron con un éxito de manera creciente

Después de un crecimiento muy rápido con una facturación anual de 25 Mio de marcos alemanes, y una plantilla de 180 empleados, en el año 1961 hubo de repente una caída brusca en el mercado de las camisas, que afectó tanto a las lavanderías como al sector textil.

La empresa también sufrió las consecuencias de esta crisis en los años sesenta.  Kannegiesser empezó a ampliar su gama de productos, llegando a ser una firma pionera para la tecnología de la estampación textil en la industria de la confección, y en muchos países como los EEUU y durante décadas la marca Kannegiesser fue sinónimo de “la máquina para la termo-fijación”.

Quien se refería a su máquina Kannegiesser, hablaba de su sistema de termo-fijación. Pero también la gama de productos para lavanderías se amplió sistemáticamente. Kannegiesser evolucionó y se convirtió en especialista en el acabado de ropa en la lavandería moderna.

Expansión

En el año 1970, Herbert Kannegiesser enfermó gravemente y traspasó la dirección de la empresa a su hijo Martin Kannegiesser, que por entonces cumplía los 27 años. Tras el fallecimiento de su padre a principios de 1974, se convirtió en dueño de la empresa. Su madre Irma actuó de forma activa en la empresa hasta el año 1980 y participa en la empresa desde entonces y todavía con continuo interés.

La expansión de la empresa seguía continuamente, a la vez que seguían ampliando la oferta de productos.

Kannegiesser no paró de apostar por un concepto de soluciones integrales, que comenzó en el año 1978 con los equipos de ropa de forma, y cuya pieza clave fue el túnel de acabado de ropa de forma. En esta área Kannegiesser logró posicionarse como líder indiscutible en Europa.

Sistemas integrales

En el año 1983 Kannegiesser lanzó su primer tren de planchado propio, y empezó a finalizar la época en la cual los fabricantes de calandras y de las “maquinas adicionales” operaban de forma separada una de la otra.

Los signos de cambio en la lavandería en cuanto a su estructura y tecnología fueron significantes para Kannegiesser de cara a enfocar la lavandería como un sistema integral, y desarrollar programas completos específicos en la tecnología para lavanderías industriales.

En el año 1990, después de la caída del muro de Berlin, se fundó desde la amplia base de conocimiento de la antigua Textima en Aue, Sajonia, una compañía dedicada a la fabricación de calandras; lo que actualmente es Kannegiesser Aue GMBH.

En el año 1996, fue adquirida Kleindienst Wäschereitechnik GMBH en Ausgburg, que se convirtió en una empresa altamente productiva y especializada en sistemas de transporte.

En el año 1998, se incorporan las empresas Passat y Pharmagg al grupo Kannegiesser.

Passat fue hasta finales de los años ochenta, la marca líder en la fabricación y venta de maquinaria para lavanderías, empresa fundadora de tecnología moderna para el secado de ropa y pionera en túneles de lavado tan exitosos como el Poensgen- PWZ ó el Archimedia. Ninguna otra marca logró tener más instalaciones a nivel mundial de túneles de lavado como las que iba sumando Passat.

En el año 2005, Kannegiesser adquirió el 100% de capital de la empresa británica Ducker Engineering Limited, y gracias a ello integró los dos plantas de Kendal y de Banbury bajo el techo de la casa matriz.

Hoy en día, Kannegiesser es capaz de ofrecer como socio tecnológico de la lavandería a sus clientes toda la gama de equipos para lavanderías industriales.